Un metro de egoísmo

Estaba parado en la estación del Metro Moneda como cualquier día de trabajo, a las 6 de la tarde, cansado, acalorado, y con un ligero dolor de cabeza.

Metro de Santiago en horario de punta

Metro de Santiago en horario de punta

Habían pasado ya 6 carros mientras esperaba la oportunidad de subirme, 6 carros llenos de gente alrededor de la puerta, pero con espacio suficiente para dos o tres personas en los pasillos entre los asientos, 6 carros en que miro con impotencia como se bajan dos o tres pasajeros/as, pero como nadie se corre de las puertas, solo uno/a más puede entrar…
La estación esta que arde… Llega más y más gente, los ventiladores con vaporizadores de agua no son suficientes para amainar la temperatura…  Me digo “basta, no espero más, en el siguiente carro entro…” Y llega el nuevo tren… ¡¡ y bajan 7!!  “Qué bueno” pienso “ahora cabemos todos…”
Soy el primero en entrar y escasamente puedo traspasar la puerta, nadie se mueve… Siento en mi espalda la presión de dos señoras con un niño, hay más gente esperando pasar, y pido en voz alta “permiso”…
No pasa nada, nadie se mueve, la mujer que tengo enfrente de mi me mira como si estuviera loco y continua conversando con su pareja… Miro al resto de la gente y nada…  Estoy urgido, la gente tras de mi también quiere entrar… Pronto sonará la bocina y van a cerrar las puertas…
Entonces reitero de manera más pronunciada “¡PERMISO!” y acto seguido avanzo con toda mi humanidad haciendo espacio en el carro.
La gente antes indolente ahora reacciona, algunos/as miran feo, otros más molestos hacen ¡chis!.  Sigo avanzando apretadamente y con dificultad hasta el medio del carro, yo mismo me voy haciendo espacio, continúo pidiendo permiso y comento “por favor, dejen pasar, todos queremos llegar a casa…”
Una mujer que estaba con su hija señala ¡que atroz!  Otro más allá me grita: “¡Ya no caben más ooh… adonde la viste…!”.  La paciencia se me acaba y le respondo a viva voz: “¿no cabe nadie más? ¡Bajaron siete, no puedo subir yo sólo…!
Siento las odiosas miradas de varios/as y aguardo por la réplica… Nunca llega…
Gente de egoísta de mierda pienso… Somos solidarios para la exportación, para la foto, para la Teletón, pero en el día a día no.  En realidad somos unos/as egoístas de mierda incapaces de hacer un pequeño sacrificio por una otra o un otro…
Pronto estamos en la estación del Metro Los Héroes, bajan muchos/as, suben menos…
Tengo la agradable sensación de sentir un poco más de espacio alrededor, y mientras el tren reanuda la marcha, me quedo viendo los rostros de las otras y otros que están afuera, de los que no pudieron entrar, y que deberán esperar también sus propios 6 carros, antes de tomar la decisión de entrar “pidiendo permiso”, y empujando al mismo tiempo con toda la propia humanidad…

Anuncios

4 pensamientos en “Un metro de egoísmo

  1. Esa es la triste y pura realidad. No somos capaces de mirarnos a los ojos y decir: lo siento, perdón, lo lamento, etc. Y todo el resto de expresiones de urbanidad que nos deberían hacer más humanos. Santiago ya no es la capital de Chile, perdón sigue siendo su capital, pero la de la indolencia. Sigamos gastando millones de dolares en subsidiar un sistema de transporte que beneficia a un tercio de la población de nuestro país, mientras en regiones las micros se caen a pedazos. Sigamos gastando en publicidad para salvar el sistema, cuando en regiones el valor del pasaje intercomunal llega a ser dos o tres veces más caro que en Santiago.

    Esta es la indolencia: que se jodan otros, yo ya tomé el carro y voy feliz para llegar a mi destino. El que se quedó abajo, perdió.

    Chile, ¿los ingleses de latinoamérica? Cuán equivocado o bebido debe haber estado el que acuñó esta frasesita para el bronce. Cada vez que la recuerdo y miro la pobreza de mi país, no hago otra cosa que ponerme a reir… de vergüenza, porque no somos más un país tercermundista infectado por una economía que nos ha vuelto cada vez más vueltos sobre nosotros y nuestro ombligo. Te gusta tu nariz: no. Entonmces opératela. Te gusta tu abdomen, no. Entonces sácatelo. En esto nos hemos convertido: en seres mínimos, despojados de humanidad… y pensar que Kafka tenía razón en transformar en bicho a su antihéroe de la Metamorfosis…

  2. Me trajo a la memoria a Carlos Pérez y su “perezismo” …. con conceptos como la “tolerancia represiva”… por una parte, hemos sido socializados en la represión, estamos acostumbrados a que se vulneren nuestros derechos, como corderos…muchas veces callamos cuando se neutraliza nuestra voluntad de acción, incluso cuando recibimos un maltrato de algún chofer de la locomoción colectiva o un vendedor….hasta le damos las gracias. Y por otra parte, de una u otra manera se genera un desquite…una descompresión, una especie de venganza hacie el otro anónimo, sobre todo cuando se percibe con menos poder.
    En otras palabras; cuando no somos corderos, nos las damos de lobos….pareciera ser que esa es parte de una idiosincracia híbrida. Yo sueño con un metro en donde la gente se mire a la cara, se salude, sea solidaria…en donde las personas aprendamos a exigir un trato justo y digno. Si bien la paciencia es una virtud, hay cosas que no pueden dejarse pasar…esta bueno que protestemos por un mejor servicio y un comportamiento cívico en la locomoción colectiva.

  3. Compadre… me alegro que esté recuperado de su viejazos…y respecto al tema… ya he superado mi capacidad de asombro con ésto y tantas situaciones más… y al fin solo me queda una pregunta para su respuesta desde su perspectiva profesional (puedo pagar con bono fonasa nivel cesante): ¿este paciente que se llama “sociedad chilena” con solo dos perspectivas sin diferencias (ambas mas de lo mismo), ya está desahuciado o queda alguna esperanza?
    La firme es… de pronto con que cara miro a mis hijos y mis nietos si los valores entregados en el hogar se van a la m… afuera en la selva.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s